Saltear al contenido principal

Iago y Tania, fueron los novios más alocados que tuve, en el buen sentido de la palabra claro. Se casaron en febrero, en el Pazo de Santa Cruz, en  Bueu. Una pareja muy joven, tenían las ideas bastante claras y era de lo más originales, ya que el detalle que dieron a sus invitados fue un tarro que contenía los ingredientes para hacer un brownie. 

Eran muy cercanos y estaban dispuestos a hacer casi cualquier cosa que les pudiese proponer. Recuerdo el dia de su boda,cuando me desperté llovía a mares, estos típicos días que ni te planteas salir de casa. 

Sin embargo, hay momentos, situaciones o circunstancias, que llamarlas destino o suerte, no se, pero una horita antes de comenzar la ceremonia se abrió el día como si de verano se tratase. 

Os dejo con un resumen de su gran dia. 

Volver arriba